10 señales de que la relación de pareja está en peligro

Imagen de freepik.es




Vivir en pareja no es tan sencillo como parece. Contrario a lo que se cree, con el amor que se puedan tener ambos miembros no bastará para tener una relación sana. Admiración, valor, respeto y sobre todo mucha comprensión son elementos necesarios para construir una bonita y buena relación.

El sitio web familias.com reseña en un artículo que las relaciones son una institución basada en la fe y en las aspiraciones de sus miembros, “el matrimonio como una institución basada en la fe y las más altas aspiraciones de los seres humanos, depende de los involucrados para sobrevivir, para mejorar y salir adelante en su misión trascendental: la familia y su educación”.

Ahora bien, ¿cómo saber si esa institución en la que ambos están involucrados, donde permanecen vivos los sueños y anhelos, donde el compromiso y el tiempo valen, está en riesgo de una crisis que podría terminar en una ruptura?

A veces los problemas están a la vuelta de la esquina pero por alguna razón u otra, no se logran ver con detalles. Siempre se suele pensar de manera positiva de las relaciones, pero, ¿qué pasaría si las cosas no van tan bien como se piensa?

Aunque cada caso es distinto, hay que estar alertas ante las siguientes señales que indican que la relación de pareja está en peligro:

1. Comparar a la pareja

Cuando comienzan las comparaciones, comienzan muchos problemas. Cuando se compara a la pareja con relaciones pasadas se comete un error garrafal. Hay que empezar a estar conscientes cuando de manera directa o indirecta se comienzan con las comparaciones. Esto, pone en riesgo a la relación y es quizá una señal de que algo no anda bien.

2. El exceso de control

La relación es ganar – ganar. Por esa razón cuando ambos empiezan a controlar de manera excesiva, es indicativo de que deben hablar y solventar el asunto. Este caso es aún más grave cuando uno de los dos es el que siempre quiere estar a cargo de las decisiones sin dejar que el otro emita su opinión.

3. Colocar a otras personas primero

Priorizar es muy importante. Todas y cada una de las personas alrededor de cada individuo son trascendentales pero hay que priorizar y colocar a cada quien en el lugar que le corresponda. Cuando se comienza a colocar a otras personas antes que la pareja comenzarán los conflictos y es señal de que algo sucede.

4. Falta de apetito sexual

Si bien no es la parte más fundamental, es al menos una de ellas. Si no tienen relaciones o las que tienen son muy esporádicas, hay que revisar qué está sucediendo para evitar un quiebre y una pérdida de interés.  La creatividad y la disposición son muy importantes para revitalizar el sexo.

¿Dónde Quieres Recibir la Guía?

Escribe el correo donde quieres recibir la guía

Responsable: luzbrisa.com Finalidad: envío de contenidos informativos de negocios, emprendimiento, superación y correos comerciales. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a [email protected] Para más información consulta nuestra política de privacidad.

Imagen de freepik.es

5. Agresiones verbales

Las agresiones son más que desaprobadas, son el veneno de cada relación. Aunque las físicas son más graves, las verbales son el principio de que el respeto ya se está perdiendo y de que es hora de manejar la situación de otra manera. No hay necesidad de llegar a lo físico, al presentarse la primera agresión, lo mejor es conversar.

6. Celos excesivos

Una cosa es celar de manera sana y otra caer en celos enfermizos que correspondan más a un problema patológico que a un celo normal de pareja. Una pareja celosa en extremo puede empezar a perseguir a la otra persona, espiar y ni siquiera dar un minuto de intimidad. Si la pareja comienza a dar estas señales lo mejor es detener la situación e investigar las razones de estos comportamientos.

7. Criticas constantes

Criticar constantemente al otro, hacerle saber que todo lo que hace está mal, producirá una baja de autoestima que tarde o temprano harán mella en el espíritu de esa persona que a lo largo se alejará de la relación. Antes de criticar, lo mejor es hablar y hallar las razones.

8. Metas distintas

Plantearse proyectos en conjunto mantendrá a la relación unida. Si por alguna razón se dejan de tener metas en conjunto, hay que hablar, investigar y plantearse alguna manera de reactivar los objetivos en conjunto.

9. Poca diversión

Cuando ya no hay aventuras juntos, si ya no hay risas y no hay momentos de paz, es el momento de poner atención porque la monotonía es lo más común pero también lo más dañino para una relación. Monotonía es igual a no tener felicidad en pareja.

10. Desconfianza

Vivir en confianza es más que necesario. Al no existir confianza empiezan muchos problemas que incluso podrían quedar sin solución. Por esa razón, si hay algo que moleste o cause incomodidad en la relación lo mejor es consultar sin asumir algo. La desconfianza produce celos, conflictos y pone en peligro a la relación. Antes de dar por sentado algo, lo mejor es hablar y aclarar.

 

Fuente: enamorando.me

Pinea esta imagen en Pinterest!






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *