9 Tips para ser un buen jefe y mantener una excelente relación con todos los empleados

Imagen de unsplash.com




La clave de toda empresa exitosa es la relación entre los líderes y el resto de colaboradores. De esta relación dependerá la sinergia necesaria para llevar a cabo metas y tareas en conjunto que les permitirá llevar a la organización hacia el éxito.

Pero como en toda relación, sea de pareja, familiar o de amistad, existen circunstancias en el que llevárselas bien con todo un equipo pudiera resultar una tarea difícil y por demás extenuante y algo imposible de sobrellevar.

Manejar un equipo de trabajo implica transmitir liderazgo blando pero a la vez, duro y eficiente. Es un proceso en el que incluso se deben trabajar grandes rasgos de la personalidad para permitir un mando exitoso y productivo.

Un buen jefe es un líder. Un líder que sea cercano, comprensivo, pero que también transmita respeto, autoridad (sin ser autoritario), amistad pero sobretodo mucha sabiduría y empatía. Un buen líder proporciona las herramientas adecuadas para que los colaboradores trabajen en equipo y lleven a la empresa al logro de metas y consecución de objetivos.

Como sucede con todo, no hay un manual predeterminado para ser un buen líder. Pero, ¿qué sucedería si existen consejos útiles e infalibles que permitirán convertirse en uno muy exitoso?

1. Saber delegar

Aprender a delegar es dejar de ser esa clase de “jefe” que manda a hacer todo y no hace nada por su cuenta. Es ser, más que jefe, un líder. Es delegar confiando en otras personas, entendiendo que es importante la creación de un sólido equipo en el que se deleguen tareas y se optimicen tiempos.

2. Ser tolerantes

La tolerancia es clave para manejar un equipo de trabajo. Es saber entender que existen distintas personalidades, opiniones y formas de ser todas y cada una merecedoras de respeto, comprensión, valoración y entendimiento.

3. Tener esa mezcla de duro y suave

Al respecto, el blog marianocabrera.com señala: “Ser duro no significa ser malo, déspota o inclusive agresivo. Significa saber tironear de la soga cuando hace falta, ponerse serio, ser un poco frío y empujar a las personas a que realmente cumplan sus obligaciones. Sin embargo, también hay que aprender a ser suave. Con esto me refiero a tener tacto con las personas, a saber cuándo te estás pasando de la línea y aprender también a ser un buen jefe con el mismo nivel que cuando te toca ser duro, pero a la inversa”.

4. Saber hacer las cosas

¿Dónde Quieres Recibir la Guía?

Escribe el correo donde quieres recibir la guía

Responsable: luzbrisa.com Finalidad: envío de contenidos informativos de negocios, emprendimiento, superación y correos comerciales. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a [email protected] Para más información consulta nuestra política de privacidad.

Es una clave muy importante para ser un buen líder. Hay que saber hacer las cosas, por ejemplo, saber el tipo de tareas que se le asignará a cada colaborador de acuerdo a sus competencias, aptitudes y actitudes. Hay que exigir, pero respetando las competencias de cada uno de los miembros del equipo.

Imagen de pexels.com

5. Preguntar cómo apoyar al equipo

Un buen líder siempre está a la disposición del equipo. Esto implica involucrarse con las tareas del empleado, preguntar directamente a cada colaborador si hay algo que esté al alcance del líder para facilitar la labor marca una gran diferencia en un jefe del ayer y un líder del mañana.

6. Reconoce en público, llama la atención en privado

Gritar a los cuatro vientos cuando un colaborador se equivoca dista mucho de lo que debe ser un buen líder. Por más pequeño que sea el logro, se debe felicitar delante todo el equipo y hacerle saber al responsable del logro lo importante de su hazaña dentro de la empresa y lo que esto implica en el camino hacia el éxito. Por el contrario, si se debe llamar la atención, lo recomendable es hacerlo en privado en una audiencia con el colaborador y brindar soluciones para que la situación no se repita.

7. Saber acercarse sin ser un amigo

No se trata de satanizar el hecho de que se comparta de manera muy cercana con el equipo, conocer sobre sus vidas o incluso comprender cuando estén pasando situaciones adversas, se trata de hacer todo lo anterior mencionado sin pasar el límite de confianza y amistad. Muchos líderes cometen el error de “caerle bien” a todos para hacer un buen trabajo, nada más alejado de la realidad. Se puede ser un buen jefe, líder pero respetando los límites de la confianza y la amistad.

8. Valorar la meritocracía

Tener el valor de apreciar siempre el mérito por más pequeño que sea de los colaboradores y buscar la manera de agradecerlo. Este tip tiene mucho que ver con el 6 pero se enfoca más en la recompensa. Una vez lograda la felicitación, un buen líder debe buscar la manera de recompensar el esfuerzo y trabajo del colaborador.

8. Escuchar

Tan simple como saber escuchar en lugar solamente de oír. Esto permitirá detectar necesidades, descontentos e incluso ideas que se convertirán en planes de trabajo para lograr grandes objetivos para y por la empresa.

Fuente: noticiasuniversia.com.ar

Pinea esta imagen en Pinterest!






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *