¡Alerta! La intuición no es tan confiable como parece

Imagen de mejorconsalud.com




Ha pasado muchas veces que las decisiones con un amplio estudio parecen buenas y otras que simplemente resultan catastróficas. No importa cuánto se analice, es casi impredecible saber si una idea resultará buena o mala.

La intuición es muy poderosa pero también puede estar muy equivocada, de ahí resulta la interrogante que todos algunas vez se han hecho en sus vidas ¿es recomendable confiar ciegamente en la intuición?

El valor de la intuición ha sido puesto en duda muchas veces al punto de colocarla al mismo nivel que el misticismo, el sexto sentido, la clarividencia o la telepatía, pero esto no le ha impedido a la ciencia el tratar de entender el significado de la intuición, cómo funciona, qué es y en qué momento es mejor seguir su consejo.

Pero independientemente de su origen y concepto lo importante es resaltar si en verdad hay que confiar siempre en ella o simplemente es algo que también se le debe tener prudencia y control.

Sin ser muy conocedor de este tema, no hay que darle el 100% de crédito a la intuición porque es algo muy ligado a las emociones que se generan sobre determinadas situaciones. En conclusión, no se debe confiar ciegamente en esas “corazonadas” repentinas, hay que ir a pasos lentos y de análisis profundo antes de hacerle caso totalmente. Así lo demuestran estas 3 razones:

1. Las corazonadas no son señales

Si el corazón indica que hay que adquirir esa casa, realizar un gasto o decidir terminar una relación laboral o de pareja entonces es mejor hacer caso omiso de esa “señal”. Las decisiones tan trascendentales no deben ser tomadas por “corazonadas”, requieren de un gran análisis de toda la situación, de las consecuencias y de los posibles escenarios en caso de llevarlas a cabo.

2. Analiza las experiencias de otros

No importa cuán “alentadora” sea la “intuición”, si se trata de un buen proyecto o incluso de cualquier otro de menor importancia, es recomendable ver cómo les ha ido a otras personas. De esta manera se obtendrán posibles escenarios que indicarán si se está en el camino correcto.

3. Todos los casos son distintos

Ningún caso es parecido a otro, no importa si a una persona haya triunfado en una decisión, eso no significa que sucederá con otra persona. Hay muchos factores a tomar en cuenta que implican lugar, tiempo, momento, entre otros que podrían convertir a una idea que fue exitosa en una oportunidad, en otra que fracasará en un abrir y cerrar de ojos.

Definitivamente es importante confiar en la intuición, lo que no es recomendable es dejar que domine todas las decisiones sin tener criterio propio ya que no se puede confiar en ella siempre. Las mejores decisiones son el perfecto equilibrio entre análisis, inteligencia, posibles escenarios y por supuesto una pequeña pizca de intuición muy moderada.

 

Fuente: Revistaesfinge.co

 






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *