El alcohol ¿Bebida social inofensiva?

Imagen de unsplash.com




Muchas personas dicen que el consumo de alcohol moderado, o solamente consumido en situaciones sociales no presenta ningún riesgo para la salud, sino que solo es perjudicial cuando nos emborrachamos. Sin embargo, las evidencias dicen lo contrario. Cualquier cantidad que consumamos de alcohol tiene el potencial para dañar nuestra salud, es por ello que se puede afirmar que no hay una porción segura de alcohol que podamos ingerir. A continuación profundizaremos sobre este tema, resaltando algunos aspectos que generalmente no son tratados en todo lo relacionado a este tema, específicamente sobre el consumo de bebidas alcohólicas.  

 

3,3 millones de víctimas del alcohol.

Solo en un año, más de 3,3 millones de personas mueren victimas del alcohol. Es una bebida adictiva en cualquiera de sus presentaciones que genera en quien la consume una dependencia absoluta, incluso, cuyo bienestar integral puede depender de ese consumo. Como mencionábamos anteriormente, las alarmas no solamente se deben activar cuando vemos a personas que están borrachas siendo imprudentes o entreteniendo a los demás con sus ocurrencias, sino que al contrario, debemos preocuparnos si estamos consumiendo alcohol muy periódicamente, así sea en solo pocas porciones. Una simple señal de alerta puede ser un hecho sencillo, abre tu nevera y observa si en ella hay alguna bebida alcohólica, si así es, la tentación está allí presente.

 

El alcohol y su influencia en los riesgos de aparición del cáncer.

Se ha comprobado científicamente que el alcohol tiene una influencia muy importante en los riesgos de aparición del cáncer, entre ellos el de hígado, mama, colon y otros más. A su vez, es contraproducente su consumo al inicio del embarazo, porque sus efectos sobre el feto pueden ser devastadores en el primer trimestre de gestación, razón por la cual las mujeres que tienen actividad sexual sin usar ningún método anticonceptivo, deben evitar su ingesta para que en el caso de estar embarazadas no lleguen a formar parte de la estadística sobre problemas cognitivos y motores en los bebes.

 

La relación del alcohol con los accidentes de tránsito.

El consumo de bebidas alcohólicas está relacionado ampliamente a la incidencia de los accidentes de tránsito, entre un 30% y 50% de estos sucesos fueron consecuencia de que conductores irresponsables habían consumido alcohol antes de empezar a conducir, tristemente estos hechos cegaron la vida de personas inocentes, que nada tuvieron que ver con el origen del suceso, en este caso, el consumo de alcohol. Es por ello que aunque parezca reiterativo, lo más recomendable es que si por alguna razón hemos consumido alcohol se debe evitar conducir un vehículo.      

¿Dónde Quieres Recibir la Guía?

Escribe el correo donde quieres recibir la guía

Responsable: luzbrisa.com Finalidad: envío de contenidos informativos de negocios, emprendimiento, superación y correos comerciales. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a [email protected] Para más información consulta nuestra política de privacidad.

Influencia de los factores genéticos en la metabolización del alcohol.

Aunque parezca extraño, la genética de las personas tiene una influencia determinante en el proceso de metabolización del alcohol que hace nuestro organismo. Dentro de este proceso, la acumulación de acetaldehídos es muy perjudicial para diversos órganos de nuestro cuerpo, muy especialmente del hígado, que es el laboratorio de nuestro sistema integral. La toxicidad del acetaldehído es tan fuerte que hace que para algunas personas sea más difícil de eliminar, produciendo daños que con el tiempo serán irreparables.

El alcohol es un problema de salud pública en adolescentes.

Las cifras son alarmantes, los jóvenes en edad de adolescencia han cambiado los patrones de conducta en cuanto al consumo de alcohol, en comparación a décadas anteriores. En un reportaje de larazon.es el Dr. Vicente Gil Valdés, Director de Salud y Bienestar de International SOS dice que “la edad media de inicio de consumo se sitúa en los 13,9 años y 2 de cada 5 adolescentes declara haberse emborrachado alguna vez en los últimos 30 días”. Esto es preocupante porque es un esquema que tiene una tendencia clara a aumentar, razón por la cual en la actualidad proliferan los actos violentos.      

Entonces ¿Cómo manejar el consumo social?

Aunque la idea no es recriminar a las personas sobre el consumo de alcohol, la idea principal es que debemos evitarlo lo más posible, y si en alguna circunstancia nos vemos con el deseo y la ocasión de hacerlo, debe realizarse de una forma mesurada y consiente de las consecuencias a nuestra salud que esto puede traer.  Debemos quitar de nuestra mente la idea de que la única forma de disfrutar una reunión familiar o con amigos es consumiendo alcohol, lo principal de cualquier celebración será el motivo del encuentro, mas no lo que se esté bebiendo.

El valor de los buenos hábitos y el cuidado de nuestros hijos.

Es importante que contribuyamos a evitar que nuestro organismo sufra las consecuencias del alcohol; y por supuesto que lo principal es dejar de consumirlo, pero además debemos practicar actividades físicas, tener una buena alimentación, no consumir productos relacionados al tabaco, y muy importante, no inculcar en nuestros hijos la cultura de consumo de alcohol como algo habitual o que incluso puede ser necesario. La salud física y mental de nuestra familia al fin y al cabo se reflejará en una mejor sociedad.

 

Fuente: larazon.es

 






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *