En 10 sencillos pasos: Así son las verdaderas amistades duraderas

Imagen de pexels.com




Todos los días, en un abrir y cerrar de ojos, muchas personas entran y salen en la vida de todos los seres humanos. El solo hecho de vivir en sociedad implica relacionarse todos los días y a cada instante con distintos tipos de personas en todos lados.

Por esa razón resulta sencillo vincularse con una que otra persona que se conozca e incluso, queden en salir, ir por un trago, al cine o a la playa. Pero muy a pesar de esto, hay que diferenciar entre una amistad “frecuente” a una “verdadera y duradera”.

Hay que partir del punto en que el nivel de confianza de una amistad frecuente que quizá se diluya en el tiempo es totalmente distinto al nivel de confianza establecido con una amistad de años que incluso ya sea una hermandad.

Partiendo de este punto inicial, a continuación, 10 sencillos pasos que indicarán si la amistad que se tiene en la actualidad es una amistad verdadera y duradera o simplemente una amistad momentánea:

1. Siempre tienen tiempo para en encuentros

El sitio web salud180.com indica en primera instancia que los detalles del tiempo siempre cuentan. Una verdadera amistad que perdurará en el tiempo siempre tiene tiempo para encuentros, citas y salidas. Si este fuera el caso contrario, al menos brindará pequeños detalles que le harán saber a esa otra persona que aunque no pudo asistir al encuentro, al menos consideró el hecho de tener un detalle para subsanar la falta.

2. Saben escuchar

Los verdaderos amigos tendrán tiempo siempre para narrar sus vidas, pero también para saber escuchar la vida del otro. La verdadera amistad se basa tanto en dar como en recibir. Cada quien habla de sí mismo cuando le apetece pero también hay que saber escuchar y respetar los momentos en los que el otro desee expresar sus pesares, triunfos o inquietudes.

3. Están siempre presentes para brindar apoyo

No se trata solamente de ser compañeros de fiesta, también es saber apoyar al otro cuando este lo necesite. Los momentos de tristeza siempre son más llevaderos en compañía de amigos. Una verdadera amistad, sabrá cuando estar para la otra persona y sabrá brindar apoyo en cualquier momento. Celebrará los triunfos, pero también apoyará en los momentos duros.

4. Facilitará una sociedad entre ambos miembros

Está comprobado que así como funciona en otras relaciones, si una sola parte intenta sostener la amistad, la relación amistosa no funcionará. Una amistad es una sociedad en las que ambos miembros contribuyen para que se mantenga viva. Es dar, pero también recibir, tal como sucede en las parejas, ambas partes deben beneficiarse y sentirse a gusto.

¿Dónde Quieres Recibir la Guía?

Escribe el correo donde quieres recibir la guía

Responsable: luzbrisa.com Finalidad: envío de contenidos informativos de negocios, emprendimiento, superación y correos comerciales. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a [email protected] Para más información consulta nuestra política de privacidad.

Imagen de pexels.com

5. La sinceridad será su mayor arma

La sinceridad es la parte más importante de cualquier relación amistosa, de pareja o de trabajo. Si en una relación de amistad no hay sinceridad, sencillamente no funcionará. Si hay alguna situación que cause disgusto, lo mejor es expresarlo, con sutileza gentileza pero también con transparencia. Si hay que ser duros, también sabrán serlo sin herir los sentimientos del otro.

6. Inspirarán e invitarán a mejorar como personas

Los amigos que aportan cosas positivas a la vida, son personas que ayudan a mejorar a los otros. Son lo suficientemente honestos como para expresar los fallos y errores cometidos pero también para brindar soluciones. A su vez, son personas dignas de admirar e incluso son ejemplos que se podrían seguir. Pero también, sabrán expresar su admiración por el otro.

7. Crean un lenguaje y humor privados

La camaradería es la principal fuente de toda amistad. La complicidad de quienes comparten una bonita amistad está repleta de recuerdos, vivencias, hechos graciosos, anécdotas y creencias compartidas. Incluso, aquellas amistades que llevan tiempo, llegan a crear un vocabulario propio que resulta incomprensible por los otros.

8. Saben guardar secretos

Los verdaderos amigos son una tumba. Son incapaces de revelar un secreto de la otra persona o mucho menos hacer burlas o comentarios despectivos al respecto. Acá la confianza es clave para saber diferenciar a qué clase de amistad se revela un secreto, si a una “ocasional” o una que se sabe ya duradera. Un verdadero amigo, sabrá cumplir la promesa de no revelar un secreto.

9. Tienen al menos una afición en común con la otra persona

No se trata de ser gemelos, pero sí de compartir gustos, aficiones o creencias. Para que una amistad valga la pena es necesario que al menos exista un gusto en común, puede ser una banda favorita, un deporte en común o una actividad como ir al cine o bailar.

10. Quieren el bien para la otra persona

Un verdadero amigo guarda en su corazón bonitos y sinceros sentimientos por el otro. Jamás guardará envidias, rencores, o ambiciones. Siempre se preocuparán de que el otro se encuentre bien y no descansarán hasta lograr conseguirlo.

Fuente: salud180.com

Pinea esta imagen en Pinterest!






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *