Hallazgo: Las relaciones sexuales son mejores en el matrimonio ¿Por qué?

Imagen de freepik.es




Generalmente se piensa que las relaciones sexuales en la etapa matrimonial son aburridas, monótonas y no hay pasión, para muchos estas ideas no está claro si son ciertas o hay intenciones para que pensemos esto sea así. Sin embargo, estudios han indicado que la calidad del sexo es mucho mejor dentro del matrimonio que fuera de este. Hay elementos bien claros y específicos que hacen llegar a esta conclusión, ¿Por qué las relaciones sexuales dentro del matrimonio son mejores? A continuación te daremos las razones. 

1.  Más pasión, más comunicación.

Contrario a lo que se piensa, la pasión dentro de las relaciones sexuales en el matrimonio existe. Los argumentos que aportan quienes opinan lo contrario dicen que en una relación con una pareja ocasional la excitación es más intensa por el hecho de la novedad, esa primera relación sexual muchas veces es la cúspide de un deseo que se ha venido teniendo por cierto tiempo, lo que hace sea más apasionado el encuentro que con una persona con la que tienes relaciones periódicamente y conoces bien. En el matrimonio la pasión toma un nuevo enfoque y la intimidad llega a significar una conexión muy especial, pasando del disfrute temporal a una experiencia integral con la persona que amas, muchas veces en el sexo ocasional no hay amor.

2. Más rápido no es igual a malo.

Está comprobado que las relaciones sexuales en el matrimonio duran menos minutos que las que se realizan fuera, pero eso no quiere decir que sea malo. En la cotidianidad del matrimonio se incorporan elementos que no necesariamente existen durante el sexo en la soltería. Sin embargo, estos elementos no necesariamente interfieren en la calidad del sexo. Dentro del matrimonio es más habitual escuchar del “sexo rápido”, es decir que dura relativamente pocos minutos, pero que cumple el objetivo de ser placentero para ambos.

 
3. Se amplía el concepto de sexualidad.

Una buena sexualidad no necesariamente tiene que incluir el coito, cosas como un buen masaje, caricias específicas en algunas partes del cuerpo, ciertos roces que incluso pueden involucrar los órganos genitales, pueden formar parte de lo que la pareja disfruta sin que necesariamente tenga que terminar todo en una penetración u orgasmo. En el matrimonio se hace lo que se puede según la oportunidad, y siempre hay el tiempo para compensar.

4. Confianza desinhibida.    

Una pareja en el matrimonio se tiene la suficiente confianza para mostrarse tal cual es, ya sea en el aspecto físico, conductual y de expresar lo que se quiere en la cama. Ya no hay reservas en cuanto a decir lo que se quiere y por lo tanto se disfruta más, cada persona sabe lo que la otra quiere y procura satisfacer sus deseos. Sin duda alguna es una etapa de la sexualidad a plenitud, la satisfacción de dar y recibir placer.  

Imagen de freepik.es

 

5. La creatividad silenciosa es primordial.

Sin duda que la llegada de los hijos incorpora la necesidad de cambios en todos los aspectos de la vida, y por supuesto que la sexualidad no escapa de ellos. Por lo tanto es necesaria la adaptación a tener relaciones sexuales quizás expresándonos menos a “viva voz”, debido a la presencia de personas en las habitaciones cercanas a la nuestra. En compensación a esa falta de “libertad de expresión” en algunos momentos, la pareja puede organizar salidas especiales donde estén completamente solos, o incluso aprovechar los momentos en los cuales los chicos no estén en casa. En Huffington Post, está escrito un reportaje sobre este tema, y una de las entrevistadas a quienes se le preguntó  ¿Cómo hace para disfrutar del sexo con otras personas en casa? dijo: “Ahora lo hacemos a un volumen respetuoso, por si acaso, y esperamos a que se duerman”.

6. El sexo tiene horarios.

Aunque pudiese parecer poco atractivo pautar los encuentros sexuales, esta organización puede hacer que los encuentros sean más periódicos y constantes a que si esperáramos a “tener ganas”. La planificación permite a la pareja prepararse, y quizás durante el día ir formando la atmosfera de atracción que la pareja necesita para cumplir sus expectativas.

 

7. ¡Te conozco!

Es muy valiosa la oportunidad que tiene la pareja dentro del matrimonio para vivir a plenitud todos los ámbitos de la sexualidad. Ya sea por el transcurso de muchos o pocos años, estos siempre será útiles para conocerse más, y la principal motivación al fin y al cabo será el amor.

¡A disfrutar!

Si eres de las personas que ya están disfrutando las mieles del matrimonio todas estas razones son muy familiares para ti, si por el contrario, aun no estas casado, muy posiblemente estas líneas te motiven a pronto formar un hogar. Recuerda, el matrimonio será lo que la pareja quiera, y si el objetivo es ser felices en la sexualidad ¡Juntos lo lograrán!  

Fuente: huffingtonpost.com.mx






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *