¿Podrá China quebrar económicamente por sus adicciones a las deudas?

Imagen de pixabay.com




China es uno de los países más prolíficos dentro de la historia de la humanidad. Con una población extensa, un vasto territorio rico en recursos naturales y una economía que hasta ahora ha sido una de las más pujantes, China es un auténtico paraíso en cuanto a finanzas públicas y personales se refieren. Por lo que es considerada por muchos expertos, un ejemplo a seguir para otros países que están en vías de desarrollo.

No obstante, no todo es color de rosa para este gran coloso asiático. En los últimos años se ha mostrado un decrecimiento bastante considerable dentro de su economía debido a múltiples factores tanto políticos como financieros. En el presente artículo, analizaremos y mencionaremos algunos de estos factores que están haciendo retroceder poco a poco la economía China.

 

1. Modelo enganchado a la deuda

Uno de los factores claves que hay que analizar a la hora de ver el panorama que se está creciendo en cuanto a deuda pública se refiere es que su modelo, que hasta por los momentos estaba rindiendo frutos, se está empezando a resquebrajarse por múltiples decisiones políticas y económicas.

Recordemos que China tiene una mezcla entre capitalismo y una dictadura comunista férrea, por lo que si bien algunas zonas tienen libre tránsito para que las empresas extranjeras puedan establecerse en territorio chino, muchas de estas zonas están comenzando a sufrir una sobre población de firmas, por lo que algunas han tenido que cerrar temporalmente hasta solucionarlo. Ocasionando la pérdida de oportunidades de establecer nuevas empresas en este gran país y al mismo tiempo pérdidas importantes para la recaudación de impuestos que tanto necesita este país para solventar los diferentes programas gubernamentales.

Si bien la solución es bastante clara, el gabinete del gobierno se rehúsa en abrir nuevas zonas económicas especiales o en aligerar un poco más las leyes económicas en el resto de China. Por lo que su modelo de “oasis capitalistas” que tanto les habían dado fruto, ahora están empezando a secarse mientras que la deuda pública y financiera del coloso asiático sigue aumentando.

 

2. Problemas con las Regiones administrativas especiales

Hong Kong y Macao son regiones Administrativas especiales que, si bien están bajo la protección militar de China, están presentando serios problemas en cuanto a inmigración, emigración y política portuaria se refiere, estos problemas repercuten poco a poco en un mayor gasto público que podría ser nocivo a largo plazo de seguir persistiendo estos mismos problemas.

En el caso de Hong Kong, son los problemas de límites de independencia que tiene esta región con China lo que está ocasionando que miles de empresas dentro de esta zona se estén yendo a otros lugares como Singapur o Vietnam. Los continuos acosos por parte del gobierno chino han hecho que las empresas grandes que estaban radicalizadas en esta zona empezaran a cuestionar si de verdad China es una buena opción para invertir.

En el caso de Macao, esta es una ciudad en donde sólo existe una única actividad económica: el juego de apuestas. Más del 80% de los ingresos de esta ciudad son gracias a los miles de apostadores de todo el mundo, por lo que en 2008, el gobierno Chino tuvo que implementar impuestos especiales para el gobierno de Macao, lo que supuso una caída de hasta el 20% de sus ganancias en este campo de la economía.

 

Imagen de unsplash.com

 

Con todas estas decisiones, el gasto público y en general el estado de las finanzas de Pekín se elevaron hasta el 260% del PIB, un porcentaje muy alto para un país que, a pesar de que es muy rico en comparación con otras naciones en vías de desarrollo, sigue estando en el umbral de la pobreza en cuanto a las naciones ricas como Suiza, Inglaterra, Bélgica, entre otros.

3. Demanda interna

En el 2008 se produjo una de las mayores crisis financieras mundiales que afecto al menos una buena parte de la economía de muchas naciones y en gran parte a la economía china. Esto es debido en gran parte a que China es considerada para muchos expertos la fábrica del mundo, en donde son muchas las empresas que tienen sus industrias de creación de productos dentro del territorio chino.

A raíz de ello, el gobierno chino tomo una decisión en las que muchos economistas profesionales no estaban del todo de acuerdo: satisfacer la demanda interna de China, traducido en pocas palabras, imprimir dinero hasta decir ya basta.

Si bien al principio empresarios chinos pudieron comprar e invertir en empresas como equipos de fútbol, fábricas en Asia oriental o en Latinoamérica, invertir en África, comprar deudas de países, entre otros miles de opciones, conforme pasaron los años se vio una creciente inflación que está afectando en estos momentos al bolsillo de los ciudadanos chinos, generando una crisis de deuda interna en este país.

Fuente: youtube.com






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *