¿Por qué cuesta controlar las emociones cuando inviertes? Aquí la verdad

Imagen de pexels.com




El trabajo que cuesta tomar decisiones en cuanto a la administración de nuestro dinero es arduo y el cerebro recurre a las emociones para no pensar.

Gastar dinero e invertirlo requiere de mucha reflexión, incluso en algo tan cotidiano como ir al supermercado, pensamos en “qué comprar, cuánto gastar, etc. Pasan por nuestra mente cualquier cantidad de preguntas al punto de saturarnos y nos dejamos llevar por los sentimientos que experimentamos al momento de comprar.

Pero, si hay algo que nos exige mucho más tiempo y de verdad una reflexión, es planificar el futuro financiero, ¿cierto? Son preguntas que necesitan de nuestro norte enfocado a largo plazo.

Desafortunadamente, no todos están dispuestos a esperar y mucho menos cuando se habla de un horizonte de 5 a 10 años para ver resultados. Así que presta atención, porque te diremos la razón.

El gobierno cerebral

La recompensa inmediata es una sensación cerebral que te impulsa a no posponer tu consumo o inversión “hasta mañana”, por eso no tienes respuesta ante lo que da más beneficios a largo plazo.

Según el psicólogo Daniel Kahneman, experto en economía conductual, citado en una nota de la web ennaranja.com, existen dos métodos de elección y pensamiento: El sistema 1, la manera intuitiva y emocional, y el sistema 2, que trabaja en la reflexión de manera deliberada, utilizando la lógica y la razón.

¿Cuál crees que es el sistema más fiable? Si piensas que es el 2 estás pendiendo de un hilo.

El sistema 1 tiene una  profunda influencia de las impresiones intuitivas en nuestros pensamientos y conducta, especialmente cuando tomamos una decisión de consumo o inversión.

La verdad es que el sistema nos gobierna, por eso, no importa lo que sabes sobre finanzas. Si no aprendes a entender y manejar el sistema de elección y pensamientos 1, difícilmente podrás hacer buenas inversiones.

Imagen de rawpixel.com

Cuando crees que sabes pensar sobre inversiones

No es curioso que incluso los grandes empresarios hayan sufrido quiebras sustanciales. Hay que saber escuchar las señales del cerebro, y para hacerlo más eficiente dejar actuar al sistema 2, reflexionando sobre los pros y los contras de la inversión.

Cuando piensas desde este sistema evalúas posibles escenarios futuros dependiendo de la inversión y su retorno. Sin embargo, ni siquiera con una respuesta lógica y deliberada consigues alcanzar tus objetivos, al menos que te expongas a la información adecuada.

Por ejemplo, de nada sirve contratar una hipoteca si no sabemos cómo funciona el sistema de amortización; igual que no conocer el efecto del interés compuesto cuando invertimos, nos llevará a tomar una decisión equivocada o, directamente, a no invertir. La falta de conocimientos básicos sobre economía y finanzas constituye un elemento clave en muchos errores financieros que cometemos en nuestro día a día, indican especialistas en la nota de ennaranja.com.

Las emociones dan un paso adelante, te hacen pasar por alto estos conceptos, tildarlos de “complejos” y acabas procrastinando o dejando de lado la decisión de educarte, y como consecuencia, vienen los errores.

Esto se debe, además, a que nuestra cultura financiera no es muy variada, en la mayoría de los colegios no nos enseñan de finanzas personales. Por eso, terminas dependiendo de un solo ingreso, piensas que invertir es cosa de “ricos”, y en el peor de los casos, confiando tus ahorros a la pensión como tus padres.

Por suerte, internet está cambiando las cosas, y ya proporciona recursos online donde puedes aprender sobre finanzas personales e inversión consciente.

Ahora, ¿crees que eres capaz de controlar tus sentimientos al momento de invertir?

La buena noticia es que sí puedes, ya que el sistema 2  es adiestrable y con disciplina sabrás cómo controlarlo.

Ten cuenta que el sistema 1 es ingobernable y te deja expuesto cuando saca a relucir tus emociones más impulsivas, haciendo que tomes decisiones incorrectas de inversión.

Entonces, ¿cómo gobiernas el sistema número 2 para tomar mejores decisiones al invertir?

Básicamente hay una sola vía para aplacar el síndrome de la gratificación inmediata y es la educación y el desarrollo de tu inteligencia financiera Estudios de la economía conductual indican que si no conoces tus emociones siempre decidirás consumir ¡ya!, en vez de ver el beneficio de ahorrar para el futuro.

Es lo que se conoce como  “Time discounting” (preferencia temporal), y que gracias a la saturación publicitaria se hace presente cada vez que pensamos en invertir como opción para estabilizar nuestra economía.

Si te expones a la información financiera adecuada y buscas asesoría de un profesional cuando piensas en algo tan importante como planificar tu futuro, le ganarás una batalla al sistema 1, hasta el punto de controlarlo cada vez que intente sacar a relucir tu impulsividad en las decisiones de inversión.

Fuente: ennaranja.com, egafutura.com

Pinea esta imagen en Pinterest!






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *