¿Problemas de personalidad? ¡La culpa es de tu madre!

Imagen de Pexels.com




Toda persona tiene una base fundamental, que es el impulso para definir lo que será en la vida y esa proviene de la familia más cercana, principalmente de aquellos que están más cerca, en la mayoría de los casos esas personas más cercanas son los padres, específicamente la mamá. Todo niño necesita tener un desarrollo integral, y el aspecto afectivo es primordial, porque eso determina la personalidad que se tendrá a futuro. El temperamento es heredado siempre de uno de los padres, pero el carácter se irá formando con el transcurso de los años. La unión del temperamento con el carácter dan forma a la personalidad, y en este sentido la madre tiene un rol esencial en la formación de esa personalidad. A continuación resaltaremos los aspectos que comprueban porqué la madre tiene una influencia especial en la aparición o no de problemas de personalidad.

Todo niño necesita sentirse protegido, es una necesidad elemental, y sin duda que el primer refugio es la mamá. Hoy, es alarmante la cantidad de personas que acuden a consultas psicológicas con trastornos de personalidad, los cuales tienen consecuencias no solamente para la persona que los sufre, sino para la sociedad. Las señales de alarma están activadas, muchas personas que incurren en delitos contra las demás personas son la evidencia de la importancia de tener una base sólida desde la primera edad.  Aunque no lo creas hay una palabra clave: Apego. Seguidamente describiremos los diferentes tipos de apego, resaltando cuales son positivos o negativos para el fortalecimiento de la personalidad.

Es tan común ver casos de niños que lloran cuando la madre se ausenta, y dejan de hacerlo cuando regresa. Estos niños ante la no presencia de la madre quedan prácticamente en una condición de pérdida de confianza, por ejemplo para experimentar nuevas actividades, juegos. Aunque no te parezca lógico, este tipo de niños son los que en la adultez son equilibrados, empáticos y sensibles ante las circunstancias. El hecho de llorar por la mamá los hace demostrar cuán importante es para ellos el amor y la cercanía de la madre, haciendo de los sentimientos una guía de acción desde la niñez.

El apego inseguro.

Este tipo de apego lo tienen los niños que se acostumbraron a la ausencia de la madre, y ante esta ausencia, prácticamente se hacen inmunes a la presencia de cualquier persona, no solo en la niñez, sino también en la mayoría de edad, haciéndolos incluso proclives a evitar contacto, son solitarios.

Apego inseguro ambivalente: Los que se entregan a la negatividad.

Este comportamiento es producto de padres que tienen graves problemas de ansiedad, y por ende se la transmiten a los hijos, resaltando siempre en estos la afectividad negativa. El resaltar siempre lo negativo hace que los hijos no aprendan a regular sus emociones, son eufóricos tanto para lo “malo”, como para lo “bueno”, no tienen términos medios. Pueden amar y odiar con intensidad al mismo tiempo.

¿Temor a los padres?: Apego desorganizado.

¿Dónde Quieres Recibir la Guía?

Escribe el correo donde quieres recibir la guía

Responsable: luzbrisa.com Finalidad: envío de contenidos informativos de negocios, emprendimiento, superación y correos comerciales. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a [email protected] Para más información consulta nuestra política de privacidad.

Lamentablemente en este tipo de apego hay un hilo conductor y es la violencia, ya sea verbal, física y emocional, lo cual puede considerarse como abuso. El temor a mamá o a papá determina su vida. Lo más triste de este tipo de conducta es que los hijos se auto culpabilizan de las reacciones de los padres, es decir, sienten que sus progenitores actuaron mal porque ellos son malas personas, desordenadas, desobedientes.  En este tipo de casos la persona se autoevalúa muy negativamente, en la web aleteia.org se resalta que “Muchas veces las críticas a los demás y sobre todo las que se hacen a sí mismos internamente, son reproducciones de verbalizaciones que sus padres les hicieron a ellos.” 

¿Cuál es tu tipo de apego?

Luego de haber leído los párrafos anteriores, sin duda que puedes haberte identificado con alguno. Cualquiera que haya sido tu tipo de apego con tu mamá ha definido tu existencia, por lo tanto, estás hoy en la capacidad de hacer un balance sobre cómo ha sido tu vida, quien eres hoy y hacia dónde vas. ¿Consideras que hay cosas que rectificar? ¿Debes perdonar?

No repetir patrones.

Muchas veces se quisiera no repetir los patrones negativos que, si es el caso, nuestra madre usó con nosotros, sin embargo ese deseo de rectificación en casi todos los casos es imposible de hacer solo. Para ello es necesario identificar cuáles son las posibles causas de nuestros problemas de personalidad, y esto puede ser posible bajo la guía de un especialista. La participación en terapias, ya sean individuales o grupales pueden ser muy beneficiosas.

¡Si puedes rectificar! Si fuiste víctima de algunas conductas por parte de tu madre o padre que han afectado tu personalidad, hoy estas a tiempo de reformar. Lo fundamental es que si hoy tienes hijos les ayudes a ser personas sanas emocionalmente, influenciándolos positivamente en su personalidad.    

Fuente: es.aleteia.org 






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *