¿Una relación sana con los padres puede influir en la fertilidad?

Imagen de pexles.com




La niñez es una etapa fundamental en la vida de todo ser humano. En esta etapa, la vida de los niños está absolutamente signada por la presencia de los padres, y esa influencia tiene una repercusión muy importante en prácticamente todos los aspectos existenciales de ese niño que en el futuro se transformará en un adulto. Las consecuencias de la relación con nuestros padres tienen una correlación esencial con la salud emocional de la adultez, es por ello que es muy común observar que los problemas sociales de algunas personas tienen su origen en las relaciones con los padres. Entonces, si la relación con nuestros padres tiene el potencial de marcar diversos aspectos de nuestra vida ¿Será posible que una buena o mala relación con estos en la niñez tenga influencia sobre la fertilidad? A continuación la respuesta.  

 
Es esencial reconocer cuando hay problemas, físicos o psicológicos.

En cuanto al tema de la fertilidad, por supuesto que el principal indicio de que existe un problema es cuando se mantienen relaciones sexuales periódicas sin la utilización de ningún método anticonceptivo por más de seis meses y hay la ausencia de un embarazo. Estos problemas siempre deben ser confirmados por una serie de exámenes médicos que buscarán encontrar la presencia de algún elemento físico que impida la concepción. En la mayoría de los casos, las personas le atribuyen a la mujer el problema por el cual no puede tener hijos, sin embargo este pensamiento es producto principalmente de conceptos culturales, porque cualquier persona, hombre o mujer, puede tener problemas de fertilidad.

Es habitual, que luego de una revisión medica pormenorizada, se llegue a la conclusión de que físicamente no hay ningún problema, entonces, sin en el organismo no está la causa ¿Qué otras opciones se tienen? La respuesta está en un estudio psicológico.

 

¿Por qué la relación con mis padres puede determinar mi nivel de fertilidad?

Aunque usted no lo crea, ciertos eventos en la vida de las personas pueden determinar la forma en la que se debe enfrentar el porvenir. Muchas veces la clave está en la adolescencia, en esta etapa pueden surgir muchas conductas que tienen su origen en la forma en la que fuimos criados en la más temprana niñez. Esta conducta puede traer consecuencias graves, entre las cuales está la incapacidad de poder concebir. 

Hay situaciones específicas por las que podemos pasar que dejan una huella prácticamente imborrable. En los casos de personas que no han tenido hijos sin ninguna causa física aparente, está el hecho de haber tenida durante la niñez y adolescencia un cierto hastío por la figura paternal o maternal. Sucede muy comúnmente en casos donde por cualquier razón, se tuvo que ejercer el rol de padre o madre con hermanos más pequeños. Aunque conscientemente no asimila eso de esta forma, inconscientemente si vemos casos de personas que  tuvieron que sustituir a una madre o padre ausente por cualquier razón. A nivel cerebral, se crea una resistencia a todo lo que tenga que ver con crianza de niños, teniendo un impacto tan fuerte que puede llegar a impedir una concepción de forma natural.

Imagen de pexels.com

 

Razones psicológicas por las cuales se pueden tener problemas para tener hijos

Son varias razones, en esta oportunidad resaltaremos las más puntuales:

– Padres traumatizados. Lamentablemente, es muy probable que los problemas que los hijos tienen son producto de los traumas que los padres han tenido desde su niñez. Los padres a su vez son víctimas de circunstancias que los han hecho sufrir durante su vida y que erróneamente han transmitido a sus hijos, por lo cual es imprescindible cortar esas cadenas dolorosas, siendo solo posible con la decisión de hacerlo y la compañía de terapeutas especializados.

– Padres maltratadores. Pudiésemos pensar que no se maltrata a quien se ama, pero tristemente no siempre se cumple esa premisa. Hay padres maltratadores, en muchos casos es un maltrato que los padres hacen por desconocimiento u omisión, sin saber que ese maltrato puede marcar tan profundamente a los hijos, que puede llevarlos incluso a no tener descendencia. En una publicación de es la psicóloga clínica Leslie Power dice “los malos tratos dañan la mente humana”.

-. Desarraigo familiar. Es importante tener un concepto correcto de familia, y si no lo tenemos sufriremos las consecuencias, tanto así que evitaremos inconscientemente formar una, evitando un elemento clave: Los hijos.

 
¿Cómo enfrentar las causas psicológicas de la infertilidad?

Si la infertilidad no tiene ninguna causa física comprobada, y al contrario, se ha detectado una razón psicológica, lo ideal es aplicar una terapia de desbloqueo, la cual busca que el paciente enfrente todos sus miedos y traumas del pasado, brindándole herramientas que lo hagan enfrentar de la mejor forma posible las consecuencias de lo vivido y seguir adelante. Puede ser un proceso doloroso, pero sin duda sanador.

 

Fuente: larazon.es

 

 

 






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *